Download 259 CUENTOS PARA PENSAR PDF

Title259 CUENTOS PARA PENSAR
File Size807.3 KB
Total Pages175
Table of Contents
                            Hoy día las mujeres, en general, no se sienten obligadas a llevar el velo en el templo, como hace 50 años. Estas normas de Pablo como también la prohibición de tomar la palabra en la asamblea litúrgica, son una forma literaria que nadie interpreta al pie de la letra.
                        
Document Text Contents
Page 1

259 CUENTOS PARA PENSAR
Pbro. Pedro Chinaglia Salesiano (SDB)

Para seleccionar estos "CUENTOS PARA PENSAR" hemos utilizado
especialmente los libros de Carlos Vallés y de Martin Descalzo.

Lo que es propio del redactor de estos cuentos, el Pbro. Pedro Chinaglia
Salesiano (SDB) son los comentarios que sugieren la manera de utilizar el
cuento para la predicación y la catequesis. Nos ha animado a preparar
estos "Cuentos" le utilidad de amenizar la predicación o las clases de
catequesis, con hechos de vida, parábolas, ejemplos e imágenes, que son
la única manera para tener atento cualquier tipo de gente. Evangelizar,
predicar y enseñar la fe no significa presentar una serie de "verdades"
reveladas sino ayudar al pueblo de Dios a juzgar la vida a la luz de Cristo.
Los cuentos sirven para ejercer este juicio de fe sobre la historia que
estamos viviendo

Huelga decir que los comentarios que se ofrecen no son los únicos
posibles. Quien los utiliza puede muy bien mejorarlos o dar al cuento otra
interpretación.
---------------------
INDICE DE LOS CUENTOS

1º Con todo el corazón de Jesús.
2º La cosa más preciosa que tiene papá.
3º Cuando papá y mamá se besan.
4º Tienes que divorciarte y casarte con otra mujer.
5º Jesús: el amigo de verdad.
6º Cirugía plástica.
7º “Ni por un millón de dólares “.
8º La única manera para no tener enemigos.
9º Los hombres que vieron a Dios.
10º ¿Por qué no me lo dijiste antes?
11º Un apretón de manos es más que una limosna
12º La danza de los puerco espines.
13º ¿Una comunidad de religiosos formada por amigos?
14º Reformar el mundo sobre la base de la persona humana.
15º Seremos tus brazos Señor.
16º ¿Por qué 'sal' y no 'miel' de la tierra?
17º El mundo es bueno o malo según quien lo mira.
18º "Tengo miedo que todos se escapen de mi"
19º El juguete que faltaba
20º "En cambio... yo te doy: amor".
21º El chino y el arroz en el infierno y en el paraíso.
22º " Usted no me habló de Dios, me lo hizo ver".
23º Un ciego y un cojo se salvaron de un incendio.
24º "Dígale, al cura ese, que me olvidé de sus pecados"
25º La estatua allá arriba la verán los ojos de Dios.
26º En aquellos días yo te llevaba en mis brazos".
27º "Llévate a tu casa lo que te parezca más precioso"
28º Dios al banquillo de los acusados

Page 2

29º Mi oración llegó hasta Dios y esto me basta.
30º La fe puede mover las montañas y hundirlas en el mar.
31º La puerta sin manija representaba el corazón del hombre.
32º La Virgen en la estatua de Miguel Angel, aparee más joven que su hijo
Jesús.
33º Los profesionales de la muerte en los campos de concentración.
34º El zapatero no se dio cuenta de la visita de Jesús.
35º Si Ud. me da un caballo le voy a decir la verdad.
36º ¿Por qué los cristianos no tienen cara de resucitados? .
37º Hizo en pedazos el ídolo porque no curó a su hija.
38º Para los musulmanes y judíos todo lo que sucede siempre por
voluntad de Dios.
39º Hindúes y judíos: 330 millones de imágenes o ninguna.
40º ¿Dónde está el océano? preguntó el pequeño pez.
41º ¿Utilizaste todas tus fuerzas?
42º "Todo esto es de mi papá. "
43º Dejarse guiar por el Espíritu Santo.
44º "Finalmente pudo ver el mundo como era" (Tagore)
45º “Si crees en mí, suelta la rama”.
46º "Solo Dios nos puede salvar" dijo el piloto del avión
47º ¿Consultaste el horóscopo antes del casamiento de tu hija?
48º Murió a poca distancia del oasis porque era un hombre moderno.
49º Extasis sobre la piedra de S. Bernardette en Lourdes.
50º Siete ciegos no pueden adivinar lo que es un elefante.
51º Si no tienes experiencia de Dios, no hable de Él.
52º ¿Por qué no nos hacemos ateos?.
53º Un sacerdote católico colaboró para construir un templo protestante.
54º. Gandhi quería ser cristiano y fue rechazado porque era de color.
55º Se agarró a la cuerda mientras estaba cerca.
56º Una rica mujer de Pompeya murió agarrando sus hoyas. (Lc 16, 13)
57º Los monjes amenazaron al pueblo con el castigo de Dios.
58º "Yo no creo en Dios, pero... si por acaso existe quiero asegurarme.
59º Prohibido ¿por quién? Y ¿quién es él?
60º ¿Suerte? ¿Mala suerte? ¿quién sabe?
61º El monje le dio el diamante sin dificultad (He 20, 35)
62º La serpiente cobra y el pajarito hipnotizado.
63º "Y Dios me respondió que 'no'"
64º También el emperador es un mendigo
65º ¿Rezar antes de comer?
66º Somos las esposas de Jesucristo
67º “Decídete tú, y compre el billete. ”
68º ¡Mi casa era un infierno ahora es un paraíso!
69º Mi sombra no me hace ni más grande ni más chico.
70º Una curiosa costumbre de los musulmanes.
71º Una chica musulmana se atrevió a distraer a uno que rezaba.
72º Con los ojos cerrados caminando de la mano de su papá.
73º Y el ciempiés no volvió a caminar.
74º Si Dios perdona para siempre, ¿por qué el Purgatorio?
75º Nunca hay que desanimarse como lo hicieron Teilhard, Mozart y
muchos otros grandes.
76º Un niño encontrado en el tacho de la basura.
77º Alvaro murió entre las llamas para salvar a tres desconocidos.

Page 87

y, desde entonces, tenía miedo de todos. Por eso no jugaba en los recreos,
andaba siempre sola, rehuía no sólo la amistad, sino hasta la compañía de
todas sus compañeras.

La profesora, queriendo curarla de este miedo y pidió a otra niña, Susana,
la más lista de la clase, que hiciera un esfuerzo por acercarse a ella, por
jugar con ella. Se sentía contenta la profesora al ver cómo
progresivamente los ojos de "Manolita" iban cambiando, liberándose un
poco de sus recelos. Pero la herida era más honda de lo que parecía, y un
día Susana encontró en su pupitre un papel de Manolita que le decía:
"Eres una asquerosa. Mi vida es mi vida, déjame en paz, no quiero tu
cochina amistad. "

El mundo se hundió para Susana, que tan sinceramente se había acercado
a su compañera. "¿Qué tengo que hacer?", le preguntó a la profesora.
"¿Dejarla en paz o seguir con ella como si no hubiera recibido ese papel?"

La profesora prefirió que fuera la misma niña la que, en conciencia,
tomara su decisión. Y se limitó a decirle: "Hoy, cuando vayas a misa,
pregúntale a Jesús qué es lo que debes hacer".

Y al día siguiente vio que Susana seguía con Manolita sin decirle una sola
palabra de las injurias que había recibido. Y por la noche fue a contar el
desenlace, con lágrimas de alegría en los ojos, a su profesora: "¿Sabe que
Manolita hoy, al despedirnos, se ha cercado a mí, me ha dado un beso y
me ha dicho: ¡Qué buena amiga eres!"

Perdonar es una palabra compuesta de: - per- y - donar -. y quiere decir
'super donar', donar superlativamente. El perdón es un gesto de amor que
sólo de Dios puede venir, porque sólo Dios nos ama de manera
superlativa, incondicionada, sin arrepentimiento, ni retorno.

El que sabe perdonar está seguro que también él recibirá el perdón de
Dios. (Mt 6, 14)

Sin embargo, lo que quizás cuesta más que perdonar, es: pedir perdón. No
es fácil reconocer que somos culpables y nos cuesta humillarnos delante
de aquel a quien hemos ofendido. Pero si no pedimos perdón no podemos
recibirlo, porque nuestro corazón empedernido y cerrado por el orgullo no
puede abrirse a la reconciliación.

Ni Dios mismo puede perdonar a quien no pide perdón. Es éste quizás el
pecado contra el Espíritu Santo que, según nos dice el Evangelio de Mateo
12, 31 "Se perdonará todo pecado y toda palabra que ofenda a Dios; pero
la palabra que ofenda al Espíritu Santo no se perdonará" (Mt 12, 31) :Ni
Dios puede perdonar a quien no pide perdón.

120º "Si se siembra, patroncito, es otra cosa.

Un joven ingeniero se acercó un día al más viejo campesino del lugar, don
Laureano y le preguntó: "¿Has visto, Laureano, mi campito? - Si, ¿cómo no
lo voy a ver? - contestó el viejo-

Page 88

- Y bien, don Laureano, yo le quería preguntar una cosa: ¿Usted cree que
este campito me dará buen algodón?

-¿Algodón, dijo, patroncito? - No, mire, no creo que este campo le pueda
dar algodón. Fíjese los años que yo vivo aquí, pues nunca vi que este capo
diera algodón.

- ¿Y maíz? - insistió el joven- ¿Usted cree que me puede dar maíz? - Maíz
dijo, patroncito? No, no creo que le puede dar maíz. Por lo que yo sé, ese
campito lo más que puede dar el algo de frutita de monte. Pero maíz no
creo que le dé.

Cada vez más desconcertado, nuestro joven ingeniero insistió aún: - ¿Y
soja? ¿Me podrá dar soja el campito?

- ¿Soja dijo, patroncito? Mire, no le quiero macanear. Yo nunca he visto
soja en este campito. Ya le digo: lo mas, algo de pasto, un poco de leña,
sombra para las vacas y alguna frutita de monte, no más.

Y el joven ingeniero, cansado de recibir siempre la misma respuesta, esta
vez ya no preguntó. Y dijo:

- Bueno, don Laureano, yo le agradezco todo lo que me ha dicho. Pero, de
todos modos, quiero hacer una prueba. Voy a sembrar algodón en el
campito y vamos a ver lo que resulta.

Y fue entonces cuando vio que el viejo levantaba los ojos y con una media
sonrisa en los labios le decía: -Hombre, claro, patroncito, si se siembra... si
se siembra es otra cosa.

Leyendo esta historia-fábula yo he pensado que el mundo está lleno de
tantos donlaureanos; están absolutamente convencidos de que las cosas
no funcionarán precisamente porque nunca se molestaron en trabajar
para que funcionen. Se desaniman antes de comenzar.

Esta fábula nos hace sonreír pero esconde mucha verdad. A veces
consideramos imposible lo que no queremos hacer y no esperamos
realizar porque tenemos miedo al fracaso.

Este campesino se puso a sonreír cuando se le dijo que se quería preparar
el terreno y sembrar. Claro que el campo podría dar fruto si se le
trabajara. Nada se consigue sino con esfuerzo y fatiga.

121º Los enamorados: ciegos y videntes.

Entre los hombres, desgraciadamente, suele suceder que muchas vidas de
relación tienen tres etapas: una primera en la que el enamoramiento no
deja ver los defectos del otro; una segunda en la que esos defectos
comienzan a aparecer y las parejas se preguntan si por acaso no se han
equivocados; y una tercera etapa cuando ya 'sólo' se ven esos defectos,

Page 174

257º ¿Dónde hay que buscar lo perdido?

Estaba Nasrudin buscando bajo un farol un manojo de llaves que había
perdido. Un amigo se le acerca y le ayuda a buscar aquel manojo de llave.
Pasaban buscando con mucha atención más de una hora, cuando el amigo
preocupado le pregunta: Pero ¿dónde perdiste las llaves? Y Nasrudín le
respondió: "en el jardín de mi casa". Y ¿ por qué las estás buscando aquí
entonces? Porque en mi jardín no hay luz, mientras que aquí se ve muy
bien.

258º Tener fe es también confiar en los demás.

La casa de Nasrudin estaba ardiendo de manera que él tuvo que subir a la
azotea para ponerse a salvo. Se puso a gritar pidiendo socorro y sus
amigos se reunieron en la calle y, tendiendo una gran manta en las
manos, le gritaron: “Salta, Nasrudin, salta” “Ni pensarlo” contestó
Nasrudín. “No confío en ustedes. Les conozco de sobra y sé que, si salto,
ustedes son capaces de retirar sus manos de la manta y me voy a chocar
en el suelo. No confío en ustedes.

“No seas estúpido” le gritaron los amigos. No estamos bromeando; salta”.
Y Nasrudin, siempre desconfiado, les dijo: “No confío en ninguno de
ustedes. Dejen la manta en el suelo y saltaré.

No podemos no confiar en los demás. La persona humana es
constitutivamente interpersonal, intersubjetiva, un yo con un tú para
formar el 'nosotros' Sin la relación de conocimiento y de amor, el hombre
sería solamente un animal social, como lo son muchas especies de
animales. La relación de un sujeto con otro sujeto es tan constitutiva del
ser humano que el egoísmo, la soledad total y el individualismo
constituirían una especie de suicidio. La persona humana se realiza en la
línea del reconocimiento y del amor.

Un dicho italiano nos dice que: confiar el bueno, desconfiar es mejor”

Pero una cierta prudencia y atención son necesarias porque,
lamentablemente, no todos los hombres merecen nuestra total confianza.

259º Guerra de religión

En la ciudad irlandesa de Belfast un sacerdote católico, un pastor
protestante y un rabino se enzarzaron en una acalorada discusión
teológica. De pronto se apareció un ángel en medio de ellos y les dijo:
“Dios les envía su bendición. Formulen cada uno de ustedes un deseo de
paz y será satisfecho por el Dios misericordioso”.

El pastor protestante rezó así: Le pido a Dios que haga desaparecer del
territorio de Irlalda todos los católicos y entonces en nuestra isla reinará
definitivamente la paz.

Similer Documents