Download Academia (LifeBook) PDF

TitleAcademia (LifeBook)
File Size1.1 MB
Total Pages117
Document Text Contents
Page 2

2 3

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• G

U
IA

D
E

PO
ST

-E
N

CU
EN

TR
O

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• G

U
IA

D
E

PO
ST

-E
N

CU
EN

TR
O

MINISTERIOS EMMANUEL SIRVIENDO CON EXCELENCIA

Temas del
Post-encuentro

1.- INTRODUCCION AL POST-ENCUENTRO

2.- VENCIENDO LAS ADVERSIDADES

3.- CONSERVANDO LA SANIDAD

4.- FIRMES EN LA LIBERTAD

5.- LA AUTORIDAD DE LA PALABRA DE DIOS

Page 58

115
SIRVIENDO CON EXCELENCIA

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
E

LA
V

IS
IO

N

114

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
E

LA
V

IS
IO

N

MINISTERIOS EMMANUEL

BENDICIONES DE TRABJAR EN PAREJA
1. La presencia de Dios habita en la unidad; (“Porque donde están dos
o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos Mateo
18:20)
2. Dios responde a las oraciones de dos en Común acuerdo. ( “Otra
vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra
acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que
está en los cielos” Mateo 18:19)
3. Victoria sobre el enemigo ( “¿ Cómo podría perseguir uno a mil, y
dos hacer huir a diez mil, si su roca no los hubiese vencido, y Jehová no
los hubiera entregado? Deuteronomio 32:30)

CAMINAR DE COMÚN ACUERDO
Dice Amos 3:3 “Como andarán dos juntos, si no estuviesen de acuerdo”.
Un acuerdo es un encuentro o ensamble con otro, es la unidad de dos personas
en una sola voluntad. Si no hay un acuerdo entre dos será muy difícil caminar
o si lo hacen, será imposible hacerlo juntos.
Caminar con otra persona en el servicio al Señor es cuestión de principios
y actitudes correctas. Es el corazón propio el que determina la unidad y
compromiso hacia la otra persona. La Biblia nos enseña que actitudes
debemos guardar:

• Estimar al otro como superior a uno mismo (Filipenses 2:3-4) Si guardamos
esto no habrá problema en quien manda o quien dirige.

• Romanos 12:9-18 Señala varios principios, entre los cuales está el
amor sincero, la honra y respeto que nos debemos y el hacer el bien sin
importar lo que se nos hizo. Guardando esto evitaremos un sin número
de problemas.

El acuerdo a la manera de Dios.
Mateo 18 nos habla como lograr un acuerdo: orando juntos delante de Dios,
buscando su voluntad. (Mateo 18: 19-20 “19: Otra ves os digo, que si dos
de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que
pidieren, les será hecho por mí Padre, que está en los cielos 20: Porque
donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy yo en medio de
ellos) un acuerdo es encontrar la voluntad de Dios para ambos. No hay
acuerdo si no hay arrepentimiento y perdón. El apóstol Pablo dijo que era
necesario que hubieran disensiones para ver quien salía aprobado, al ejercer
al arrepentimiento y el perdón. No hay cristianismo si no hay perdón, pero
éste no se da si no hay errores.

Para que haya acuerdo debemos humillarnos y volvernos como niños. El
orgullo endurece nuestro corazón para buscar la voluntad de Dios. La unidad
de la pareja se refleja en el grupo y en la red. Dios bendice donde hay
acuerdos.

Formas equivocadas de acuerdo
• Evitar el conflicto huyéndole a éste. No hablo de los problemas porque

creo que se harán mayores y prefiero evitarlos.
• Hacer concesiones mutuas: “Ni tú, ni yo”. Esto no es llegar a un acuerdo,

pues aunque deciden sobre algo no están en el mismo ánimo ni son de
un solo corazón.

• La ley del más fuerte, quien se impone sobre el otro.
• Usar la manipulación, otorgando beneficios al otro a cambio de hacer lo

que yo quiero que se haga.


Los “mitos” sobre trabajar con una pareja
• No hay “pareja perfecta”; la unidad y comprensión son reflejo de sanas

actitudes hacia la otra persona.
• La unidad y amistad no es necesariamente el ensamble de dos

personalidades que encaje. Dios puede moldear el temperamento
de cualquiera y debemos tener un buen corazón para comprender y
relacionarlos con otros.

• “¿ Quién de los dos decide?” esta es una pregunta que usualmente cruza
por la mente. La actitud correcta es estimar al otro como superior y ejercer
con responsabilidad mi trabajo. Cuando estamos preocupados por quien
manda, muy probablemente tenemos orgullo o deseos de ser el mayor.
Recordemos “Quien quiera hacerse el mayor será vuestro servidor”.
Relacionarnos con otra persona hace que salga a luz lo mejor y lo peor de
uno. Por lo que debemos saber dar el enfoque correcto a esto: Dios está
permitiendo que seamos formados a través de otro. (Proverbios 27:17
“Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo)

Conclusión: El ejemplo de Jesús y el Espíritu Santo
• EL Espíritu anunció varias veces la venida del Mesías a través de profetas,

y cuando Jesús vino habló sobre el derramamiento del Espíritu Santo.
• Jesús esperó a que el Espíritu lo llenara para iniciar su ministerio, y éste

lo ungió para realizar milagros, maravillas y señales.
• Jesús vino al mundo al ser engendrado por el poder del Espíritu, pero dijo

que convenía que El se fuera para que viniera el Espíritu Santo.
• Jesús es quien derrama al Espíritu Santo y éste lleva al hombre a exaltar

a Cristo.
• El Espíritu Santo guía al pecador a recibir a Jesús y una vez se convierte,

Jesús lo bautiza con el Espíritu Santo.
• Ambos hablan lo que oyen decir al Padre.
• Ambos interceden por nosotros delante de Dios
• Ambos son llamados nuestros consoladores
• Ambos habitan en nuestro corazón.

Page 59

117
SIRVIENDO CON EXCELENCIA

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
E

LA
V

IS
IO

N

116

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
E

LA
V

IS
IO

N

MINISTERIOS EMMANUEL

Principios De La Visión

El Poder De Las Ofrendas

Introducción:
Veremos el poder que Dios ha dejado, la autoridad y bendición que tienen las
ofrendas, y cómo la gente la menosprecia. Como muchas de las soluciones
de nuestros problemas pudieron haber estado en una ofrenda.

I. JESÚS: OFRENDA SANADORA
Efesios 5:1-2 “ Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad
en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros,
ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante”.
Debemos comprender el poder que las ofrendas poseen y lo que significan
para Dios. Jesús fue una ofrenda que nos salvó de nuestros delitos y pecados.
Esta ofrenda es tan poderosa, que no necesitamos presentar una sola ofrenda
más por el perdón de pecados. Antes se usaban las indulgencias, que eran
pagos económicos por perdón de pecados. Eso es una abominación presentar
un sacrificio por encima del sacrificio que Jesús hizo en la cruz del calvario.

(Filipenses 4:18) Lo mismo que dice de Jesús como ofrenda, dice las nuestras
también. Por eso debemos aprender a presentarlas y a ser honestos delante
de Dios. Por medio de una ofrenda. Dios es mi proveedor. La primera vez
que surge este nombre “Dios proveerá” fue cuando Dios pidió a Isaac, y luego
de recibir primero lo que había pedido, entonces proveyó.

(Génesis 22:1-14) Dios pidió como ofrenda lo que más significaba para
Abraham: Su hijo. Dios puede pedir lo que él da. Nosotros decimos que el
10% es de Dios, pero realmente le corresponde el 100%. Nunca nadie va a
ofrendar a Dios algo que El mismo no ha dado primero.

1ª. Crónicas 29:14 “Porque ¿quién soy yo,, y quién es mi pueblo, para que
pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y
de lo recibido de tu mano te damos”.

Dios le pidió a Abraham lo que le había costado años tener. Algunas veces
pasa mucho tiempo para que uno llegue a tener algo que más adelante Dios
lo va a pedir. Por eso dice el pasaje que Dios probó a Abraham. Después es
figura de nuestro Señor Jesucristo en otro monte, en el monte Calvario, sólo

Page 116

231
SIRVIENDO CON EXCELENCIA

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
EL

E
XI

TO

230

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• P

RI
N

CI
PI

O
S

D
EL

E
XI

TO

MINISTERIOS EMMANUEL

Alzando el manto
La Biblia dice que Eliseo alzó el manto de Elías. Dios no va a ungir a nadie
que no es capaz de agacharse o postrarse para recoger el manto que otro
dejó tirado.

Cuando Elías tiró el manto, Eliseo tuvo la humildad de recogerlo, inclinándose
para tomar lo que otro había tirado. No puedes caminar con la unción de Dios
con orgullo en tu corazón. Por eso Dios se va a encargar de levantar gente
que te humille para que tu carne sea eliminada y puedas recibir la unción del
Espíritu. La unción reside en los que están muertos al “yo”.

Cuando Eliseo levantó el manto se fue inmediatamente al Jordán a hacer un
milagro, Jordán era la frontera con la tierra de las promesas. El maestro Elías
le enseño para qué era el manto; para hacer milagros, no para jactarse del
poder del mismo.

La unción no se vende; Dios la da gratuitamente a quien El quiere y a quien
la pida. Dios conoce las intenciones del corazón, y no la va a dar a alguien
quien la busque para engrandecerse o jactarse él mismo. La unción tampoco
es para hacer una denominación alrededor de ella ni para crear divisiones en
la iglesia entre los que hablan en lenguas y los que no, los que tienen el gozo
del Espíritu y los que no.

La unción es para predicar el evangelio a un mundo perdido sin Cristo y para
que a través de los milagros que ella haga se testifique que Cristo salva y
sana.

Administrando la unción
Esta historia de Elías y Eliseo es figura de Jesús y la iglesia. Cuando Elías es
transpuesto, dejó tirado el manto para Eliseo, que es figura de los discípulos
que quieren la unción. Cuando Jesús sube al cielo, les dijo a sus discípulos
que esperaran en Jerusalén hasta que bajara poder del cielo, es decir el
manto.

Jesús quería que con la misma unción del Espíritu con la que El fue investido
fuéramos ungidos nosotros, pues el dijo que haríamos mayores cosas de las
que El hizo. “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo
hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.”
Juan 14:12

La fe es imprescindible para fluir en la unción. Ésta se hará evidente a medida
que tú lo creas. La misma unción que está sobre el Pastor está sobre ti, pero
la expresión de ella sobre tu vida es directamente proporcional a tu fe. No
depende de cuánto tú conoces o sabes de la Palabra, sino de cuánto tú crees
en lo que has aprendido. Esta es la batalla de la fe.

Jesús citó la fe y demandó fe de todo aquel que quiera ser su discípulo.

Predicó muchas veces diciendo “el que creyere..” pues Dios ha preparado
bendiciones especiales para el que cree.

Cuando Eliseo tomó el manto, no se distrajo en el camino y ni presumió
por tenerlo. Se fue directamente al Jordán a hacer milagros. Ve y usa la
unción para lo que Dios la dejó: bendecir a otros a través de la salvación y
los milagros. La unción te va a servir para que, cuando prediques la gente se
convierta, para sanar enfermos, para vendar corazones quebrantados y para
todo lo que Dios ha deseado. Así lo dice las escrituras:

Isaías 61:1-3

La unción es para servir, nunca para engrandecerte. Quien se engrandece
por la unción le pasará como a Simón el Mago, quien quiso comprarla para
hacerse grande y famoso en el pueblo. Por lo tanto, fue revelado su corazón
y cayó en amargura.

Dios conoce las intenciones del corazón de cada uno y dará a cada uno como
El crea. Debes examinar tu propio corazón para ver por qué quieres la unción.

Conclusión:
Si tú tienes la unción ve y haz lo que Dios te ha mandado hacer. Si tú lo crees,
las señales que Jesús habló te seguirán a dondequiera que vayas.

Page 117

232 233

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• G

U
IA

D
E

PO
ST

-E
N

CU
EN

TR
O

AC
A

D
EM

IA
D

E
LI

D
ER

ES
• G

U
IA

D
E

PO
ST

-E
N

CU
EN

TR
O

MINISTERIOS EMMANUEL SIRVIENDO CON EXCELENCIA

Similer Documents