Download CRECE-JOEL COMISKEY.pdf PDF

TitleCRECE-JOEL COMISKEY.pdf
Tags Bible Extraterrestrial Life
File Size1017.7 KB
Total Pages46
Table of Contents
                            Crece: Profundiza tu Relación con Cristo
Introducción
Lección Uno: Establece una conexión con Dios
Lección Dos: Prepara para tu encuentro con Dios
Lección Tres: Establece contacto con Dios
Lección Cuatro: Recibe de Dios
Lección Cinco: Entra en la presencia de Dios
Lección Seis: La oración a Dios
Lección Siete: Crece en poder espiritual
Lección Ocho: Descansando y reflexionando
Apéndice Uno: Cómo asesorar a otros usando este material
                        
Document Text Contents
Page 23

_____

La meditación en las Escrituras se centra en la interiorización y la personalización de un pasaje. Es el
proceso de pensar y volver a pensar sobre un pasaje hasta que se entiende el significado y se aplica a
la propia vida. La palabra escrita se convierte en la Palabra Viva de Dios. La memorización es el
resultado natural de la meditación. Cuando se llega a conocer un versículo o un pasaje de un modo
tan íntimo, queda plasmado en la mente, se convierte en parte tuya.

Son muchos los beneficios de memorizar la Palabra. Los que guardan la Palabra de Dios en su
corazón pueden resistir la tentación (Mateo 4:1–11), reciben la victoria sobre el pecado (Salmo
119:11) y obtienen una excelente comprensión (Salmo 119:98–100).

_____

Consejos para facilitar la memorización:


Trata de entender el pensamiento que comunican las frases en lugar de entender
solamente las palabras. No sólo se trata de memorizar versículos, sino de entenderlos
y aplicarlos a la vida diaria.

Reconoce que no existe tal cosa como una mala memoria — sólo hay memorias que
no han sido entrenadas. Cualquiera puede desarrollar su memoria a través de una
disciplina continua.

Cita el versículo en voz alta. Esto te ayudará no sólo a ver el versículo sino también a
oírlo.

Memoriza un pasaje de la Biblia (varios versículos que comunican un pensamiento
completo) en lugar de un versículo aislado. Esto te ayudará a entender el contexto.

Repasa continuamente el versículo o versículos.

_____

Como humanos tenemos la tendencia a preferir que otra persona hable con Dios de nuestra parte y
que luego nos diga lo que Él quiere. Los hijos de Israel tenían miedo de ir directamente con Dios y
por eso le dijeron a Moisés: “Háblanos tú y te escucharemos. Si Dios nos habla seguramente
moriremos” (Éxodo 20:18).

Cuando el profeta Samuel era un jovencito, Dios lo despertó cierta noche para susurrarle la verdad
sobre el futuro de Israel: “… Samuel dormía en el santuario, donde se encontraba el arca de Dios. El
SEÑOR llamó a Samuel y éste contestó: ‘Aquí yo estoy’” (1 Samuel 3:3–4). En el silencio profundo,
con las lámparas apagadas, Dios se manifestó a Samuel.

_____

Page 24

¡Inténtalo!

¡Memorízalo! Salmo 119:11 “En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti”.

Sus ovejas conocen Su voz

¡Inténtalo!

¡Recuérdalo!

Puntos principales:

Page 45

ante las Preguntas Cuáqueras. Estas ayudarán a que se conozcan el uno al otro. Después de la primera
semana, el asesor puede comenzar con oración y simplemente puede preguntar sobre la vida del
aprendiz (por ej., familia, trabajo, estudios, crecimiento espiritual, etc.).

_____



1. ¿Dónde viviste entre los 7 y los 12 años?

2. ¿Cuántos hermanos y hermanas tenías?

3. ¿Qué forma de transporte usaba tu familia?

¿Con quién te sentías más íntimamente vinculado durante esos años?

_____

• Sé transparente. Como tú ya has completado este material comparte tus experiencias con el aprendiz.
La transparencia logra mucho. Los grandes asesores comparten tanto victorias como derrotas que
han tenido en la vida.

Un buen asesor hace muchas preguntas y escucha muy atentamente. La meta es indagar cómo el
aprendiz puede aplicar el material a su vida diaria. Las preguntas clave para levantar en cada
oportunidad son:


¿Qué te gustó más de la(s) lección(es)?

¿Qué te gustó menos de la(s) lección(es)?

¿Qué te fue difícil entender?

¿Qué aprendiste sobre Dios que no sabías antes?

¿Qué necesitas hacer ahora con esa nueva información?

El asesor no tiene que hacer cada una de las preguntas anteriores, pero es bueno tener un patrón, así
el aprendiz sabe qué esperar cada semana.



Prepárate espiritualmente antes del comienzo de la sesión.

Lee la lección de antemano, recordando los pensamientos y las preguntas que tuviste
cuando estudiaste el material.

Comienza la sesión con oración.

Haz las preguntas de asesoramiento.

Confía en que el Espíritu Santo moldeará y formará al aprendiz.

Similer Documents