Download Sebastián Porrini - EL FULGOR MÍTICO. Mito y religión en la antigua Grecia PDF

TitleSebastián Porrini - EL FULGOR MÍTICO. Mito y religión en la antigua Grecia
TagsMythology Greek Mythology Symbols Ancient Greece
File Size1.1 MB
Total Pages190
Table of Contents
                            Créditos
Agradecimientos
ÍNDICE
EL FULGOR MÍTICO
Mito y religión en la antigua Grecia
	INTRODUCCIÓN
	Capítulo I: El Mito. Los Mitos.
	Capítulo II: El mito y los héroes
	Capítulo III: Orfismo y Pitagorismo
	Capítulo IV: Los Dioses de Grecia.
	Capítulo V: La herencia del helenismo
	APÉNDICE I
		PRINCIPALES TEÓRICOS DEL MITO, desde el siglo
XVIII.
	APÉNDICE II
		ALGUNOS ESTUDIOS IMPORTANTES SOBRE ORFISMO
Y PITAGORISMO
Sebastián Porrini
                        
Document Text Contents
Page 1

Sebastián Porrini

EL FULGOR MÍTK
Mito y religión en la antigua G ecia

Ediciones Cantamañanas

Page 2

Sebast ián Porr ini

EL FULGOR MÍTICO
Mito y religión en la antigua Grecia

ediciones cantamañanas

Armauirumque
Armauirumque

Page 95

EL FULGOR MÍTICO: Mito y religión en la antigua Grecia 101

C
ap

ít
u

lo
I

V
.

L
o

s
d

io
se

s
d

e
G

re
ci

a

preceptor�, los sátiros y las ménades, que se convirtieron en sus compañeros
y discípulos a la vez.

En sus muchos viajes, Dionisio aprovechó para establecer su propio culto.
El mito, tal como hemos podido comprobar, se basa en su doble nacimien�
to, en sus múltiples transformaciones, lo que lo convirtió en un dios que
bien sabía lo que era morir y renacer. Podemos conjeturar que sus rituales
ligados a la fertilidad coinciden, naturalmente, con los procesos de siembra
y cosecha, que están íntimamente ligados a las estaciones del año. Muere en
invierno, renace en primavera.

Del siguiente himno, podemos deducir algunos de sus atributos, así como
el culto que se le rendía y que estaba en relación con el éxtasis que sus cere�
monias y festividades auspiciaban, ceremonias que cobraron mayor impor�
tancia a medida que la religión olímpica no satisfacía las demandas de un
pueblo que recurrió, entonces, al éxtasis báquico como un paliativo ante la
religión oficialmente instituida por las polis democráticas84:

Himno a Dioniso

Cantemos al rey que gusta del grito de Evohé, el Taurino,
de cabellera abundante, rústico, digno de ser cantado, de hermosa �gura,
de Beocia, estruendoso, báquico, con cabello adornado de racimos,
gozoso, rico en fecundidad, matador de gigantes, rico en risas,
nacido de Zeus, engendrado dos veces, nacido dos veces, Dioniso,
Evio, de espesa cabellera, de hermosos viñedos, que excita a las orgías,
celoso, muy colérico, receloso, que procura bienes envidiables,
mitigador, bebedor, de voz agradable, seductor,
portador de tirso, de Tracia, miembro de un tiaso, de corazón de león,
vencedor de la India, amable, de corona de color violeta, el Taurino,
que participa en el festín, provisto de cuernos, ceñido de hiedra, ruidoso,
de Lidia, dios del lagar, que hace olvidar las penas, que disipa las preocupaciones,
iniciador (en los misterios), el que inspira, dador del vino, que toma mil formas,
el dios de las �estas nocturnas, pastoril, vestido con piel de cervato,
con túnica de piel de cervato,
que lanza una jabalina, común a todos, dador de comensales, de rubia cabeza,
propenso a la cólera, de corazón impetuoso, que mora en las montañas umbrosas,
que frecuenta las montañas,
gran bebedor, errante, ceñido por muchas guirnaldas, que preside festines abundantes,
que destruye la razón, tierno, que se retuerce bailando, vestido con piel de oveja,

84 Lesky, Albin. La tragedia griega Editorial labor. Barcelona, 1970. Pág. 98.

Page 96

102 Sebast ián Porr ini
C

ap
ít

u
lo

I
V

.
L

o
s

d
io

se
s

d
e

G
re

ci
a

saltarín, sátiro, hijo de Sémele, vástago de Sémele,
alegre, de mirada de toro, destructor de los tirrenos, presto para la ira,
que asusta con sueños espantosos, húmedo, dios del himeneo, que habita en los montes,
apasionado por los animales salvajes, temible, que gusta de sonreír, vagabundo,
de cuernos de oro, gracioso, que relaja la mente, de mitra de oro,
que extravía el alma, embustero, aficionado al ruido, que desgarra el alma,
maduro, feroz, alimentado en las montañas, que hace ruido en las montañas.
Cantemos al rey que gusta del grito de Evohé, el Taurino.

La variedad de rituales de las que es objeto Dioniso, auspició la existencia

de una cantidad de sacerdotisas como las bacantes o las ménades, inspiradas
por el delirio báquico. La fuerza ritual de este dios era tal, y su mito tan
rico en sentidos, que se puede hablar de una religión dionisíaca aparte de la
olímpica.85

Hermes es un dios muy experto en robos, razón por la cual es patrón de
los ladrones, y muy hábil en engañar. Como inventor del trueque es pro�
tector de los comerciantes, a quienes también, con cierta malicia, puede
achacarse el arte del engaño. Aristófanes lo describe con todos esos rasgos,
añadiendo, además, el de glotón. Es también el dios de la elocuencia, como
inventor de la palabra y de las lenguas. También se le atribuye la invención
del alfabeto, y ése puede ser el origen de las representaciones iconográficas
de Hermes educando al Amor junto con Afrodita, muy frecuentes en el Re�
nacimiento. La Paz de Aristófanes ofrece un magnífico retrato de este dios y
de su comportamiento pragmático y hábil, veleidoso y cambiante en pro de
sus intereses. No es casualidad que Ulises sea bisnieto suyo.

Algunos aspectos característicos del mito de Hermes:

a. Inventor de la palabra y de las lenguas
“Antes, los hombres habían vivido durante muchos siglos hablando una sola

lengua. Pero después que Mercurio –Hermes, en la mitología griega� interpretó
las lenguas de los hombres, por lo que es llamado hermeneutés, esto es, intérprete.
Surgió la discordia entre los mortales, lo que no gustó a Júpiter –Zeus, en la
mitología griega�.” Higino, Fábulas, 143.

85 Cfr. Detienne, Marcel La muerte de Dyonisos Península, 1982, y Dioniso
a cielo abierto Gedisa, 2003. Otto, Walter Dioniso. Mito y culto, Siruela,
1997. Sobre los rituales femeninos, cfr. Bruit Zaidman, Louise “Las hijas de
Pandora. Mujeres y rituales en las ciudades” en Historia de las mujeres 2 La
antigüedad Rituales colectivos y prácticas de mujeres (Ed. Georges Duby –
Michelle Perrot) Taurus, 1993.

Page 189

Sebastián Porrini

Nació en 1969 en la ciudad de Buenos Aires. Es Profesor en
Letras, Licenciado en Gestión Educativa y Especialista en Cien-
cias del Lenguaje.

Se desempeña como profesor de Lingüística y Gramática y de
Griego en el Nivel Superior.

Codirige la colección de textos para la escuela “Vueltas” y “Los
imprescindibles”.

Ha publicado dos libros de cuentos: “Melodías de hojas secas”
y “Atlas para piano”, además de la carpeta “Introducción a la
Lingüística Chomskyana” para estudiantes de Nivel Superior y el
libro “Gramática: Lenguaje natural + lenguaje arti�cial. Funda-
mentos para una morfosintaxis del español” en coautoría con el
profesor Gustavo Manzanal.

Page 190

Elaborado en
Ediciones Catamañanas

[email protected]

Impreso en Tecnooffset,
Araujo 3293, Capital Federal

Similer Documents