Download Thiebaut, Carlos Ed. - La Herencia Etica de La Ilustracion Ed. Critica 1991 PDF

TitleThiebaut, Carlos Ed. - La Herencia Etica de La Ilustracion Ed. Critica 1991
TagsImmanuel Kant Morality Philosophical Movements Philosophical Theories Psychology & Cognitive Science
File Size4.4 MB
Total Pages215
Document Text Contents
Page 1

CARLOS THIEBAUT, ED.

LA HERENCIA ÉTICA
DE LA ILUSTRACIÓN

VICTORIA CAMPS, ANTONI DOMÉNECH,
JORGE MARTÍNEZ-CONTRERAS,

JAVIER MUGUERZA, JOSÉ RUBIO CARRACEDO,
FERNANDO SAVATER, CARLOS THIEBAUT,

AMELIA VALCÁRCEL, GERARD VILAR,
ALBRECHT WELLMER

EDITORIAL CRÍTICA
BARCELONA

Page 2

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del
copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial
de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprograffa y el
tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o
préstamo públicos.

Cubierta: Enríe Satué sobre un trabajo artesanal, en pan, de Eduardo Crespo
© 1991: Victoria Camps, Antoni Doménech, Jorge Martínez-Contreras, Javier

Muguerza, José Rubio Carracedo, Femando Savater, Carlos Thiebaut, Amelia
Valcárcel, Gerard Vilar, Albrecht Wellmer

© 1991 de la presente edición para España y América:
Editorial Crítica, S.A., Aragó, 38S, 08013 Barcelona

ISBN: 84-7423-512-X
Depósito legal: B. 28.518-1991
Impreso en España
1991 .-NOV AGRÁFIK, Puigcerdá. 127,08019 Barcelona

Page 107

MODELOS DE LIBERTAD EN EL MUNDO MODERNO 111

ética. Esto precisamente fue lo que sucedió en la polis griega y, sobre
todo, en el gran período de la democracia ateniense. Porque allí el espíritu
del todo era a la vez el espíritu de los individuos que eran libres; la polis, la
ley, la religión como intereses generales eran al mismo tiempo intereses
de los individuos, y los individuos, como dice Hegel, sólo son individuos
a través de esos intereses.7

Hegel llamó «bella» a la forma griega de vida ética. Se trata de un tri­
buto a esa única conjunción de mito, arte y política en la polis griega, pero
es además una indicación de las limitaciones esenciales de la forma grie­
ga de libertad. Estas limitaciones se ponen de manifiesto para Hegel en las
instituciones del oráculo y de la esclavitud.* Si consideramos las objecio­
nes de Hegel contra esas instituciones, comprenderemos mejor lo que para
él está implicado en el derecho o la emancipación de la particularidad.

Por lo que se refiere a la esclavitud, las objeciones son conocidas;
para nosotros han llegado a ser obvias, y ya lo habían sido, por supuesto,
para la mayoría de la gente en tiempos de Hegel. La esclavitud va contra
nuestra concepción de los seres humanos como seres racionales. El
correlato de esta objeción es una concepción universal de los derechos hu­
manos que, como hemos visto, constituía para Hegel un ingrediente esen­
cial de toda concepción moderna viable de la vida ética, y cuya explica­
ción legal e institucional tomó en buena medida de la tradición de las
teorías de los derechos humanos. Los derechos humanos en esta tradición
se centran alrededor de los derechos de propiedad y sus implicaciones le­
gales y morales. Sin embargo, el derecho de particularidad no se agota
para Hegel en esos tipos de derechos. Esto queda claro si consideramos
sus objeciones contra la institución del oráculo. Desde el punto de vista de
Hegel, la institución del oráculo significa una limitación estructural que
afecta al fin de un posible discurso racional en la polis griega. Los indivi­
duos, al basar sus decisiones en cuestiones importantes, políticas o priva­
das, sobre las que el oráculo hablaba, no tomaban aún plenamente la res­
ponsabilidad de sus propias decisiones. Una plena autodeterminación
requiere —como observa Hegel— una determinación de la voluntad en
virtud de razones que prevalecen;9 en consecuencia, el tipo de autodeter­
minación que se consiguió en la polis griega no era aún autodeterminación
racional en el pleno sentido de la palabra. Estos límites de la autodeter-

7. G. W. F. Hegel, Vorlesungen iiber die Geschichte der Philosophie, Werke in
zwanzig Btinden, vol. 2, Suhrkamp Verlag, Frankfurt, 1970, p. 275.

8. Loe. cit., pp. 310-311.
9. Loe. cit.. p. 310.

Page 108

112 LA HERENCIA ÉTICA DE LA ILUSTRACIÓN

minación racional en la polis, sin embargo, sólo reflejan un aspecto
irreductiblemente dogmático de la vida ética griega. Están ligados
conceptualmente con una forma de interpretación del mundo y del hombre
aún mitológica que, en cuanto tal, no era objeto de crítica ni de evaluación
racionales; ligados precisamente con aquellos aspectos de la vida ética
griega que la hacen aparecer ante nuestros ojos como bella. Por esta razón,
la Ilustración griega, que culminó con la figura de Sócrates, significó la
muerte de la polis griega, porque introdujo un elemento de crítica reflexi­
va y discursiva en la vida ética de la polis, al que no pudo resistir. Una vez
que ganó terreno la idea de que nada debería ser aceptado como válido si
no se justificaba con argumentos, los cimientos sobre los que se había edi­
ficado la polis griega se revelaron inestables; y no fueron sólo los sofistas
sino también el propio Sócrates los que contribuyeron a la disolución de
los cimientos de la polis. En este sentido tenían razón los atenienses al
condenar a muerte a Sócrates. En el espíritu de Sócrates, sin embargo, el
auténtico «principio de particularidad autosuficiente», como lo llama
Hegel,10 11 12 se manifiesta por el lado contrario, es decir, como el derecho a no
reconocer nada como válido si yo no lo reconozco como razonable."

Este derecho exige una forma de legitimación que no era accesible
dentro de las fronteras de la polis griega; por esta razón, el intento de
Platón de restaurar una vez más la belleza y la verdad de la vida ética grie­
ga en el ambiente del pensamiento filosófico apareció como paradójica
desde su comienzo y sólo pudo llevar a una concepción altamente repre­
siva de la sociedad ideal.

Platón en su politeia —dice Hegel— representa la vida sustancial ética
[de la polis, A. W.) y su ideal de belleza y de verdad, pero la única forma en
la que consiguió abordar el principio de la particularidad auto-vinculante,
que en su tiempo había aparecido en la vida ética griega como un desastre,
fue la de oponerle su único Estado sustancial y desplazarlo de su Estado a
sus auténticos orígenes en la propiedad privada y en la familia ..."

El principio de la particularidad autovinculante tiene para Hegel,
como ahora veremos, un aspecto interno y otro externo. Tomado en su
pleno sentido, es, como dice Hegel, «el principio de la personalidad

10. G. W. F. Hegel, Grundlinien d er Philosophie des Rechts, en Werke in zwanzig
Biinden. vol. 7, Suhrkamp Verlag, Frankfurt, 1970, par. I8S (p. 342).

11. Loe. cit., par. 132 (p. 245).
12. Loe cit., par. 185 (p. 342).

Page 214

218 LA HERENCIA ÉTICA DE LA ILUSTRACIÓN

Pues si el concepto de emancipación no puede ser pensado sin graves pro­
blemas aún pendientes en un programa menor o débil, ello no significa,
como hemos dicho, que podamos prescindir alegremente de él, o de sus
trazas y residuos, a no ser que alteremos radicalmente nuestra autocom-
prensión y nuestras prácticas como humanidad. Y, así las cosas, la cues­
tión no es ya tanto sólo qué puede y qué no puede permanecer de las ma­
neras como programas teóricos anteriores abordaban su sentido y su
carácter, cuanto aquella otra que se detiene a considerar qué problemas
podemos y debemos seguir pensando como propios. Es decir, la cuestión
es, de nuevo, cómo definir éticamente el presente.

Page 215

ÍNDICE

Presentación, por CARLOS THIEBAUT............................................................7

Kant y el sueño de la razón (Javier Muguerza) . . . . 9
Crítica y cosificación (Gerard V i la r ) ...................................................... 37

irrenunciable autonomía (José Rubio Carracedo) . . . 3 1
naturaleza de la naturaleza humana (Jorge Martínez-Contreras) 73
humanidad en cuestión (Femando Savater) . . . . 9 1

Modelos de libertad en el mundo moderno (Albrecht Wellmer) . 104
Por la solidaridad hacia la justicia ( \ ictoria Camps) . . . 1 3 6
Sobre la herencia de la igualdad (Amelia Valcárcel) . . . 1 5 3
«Summum ius summa iniuria» (De Marx al éthos antiguo y

más allá) (Antoni D o m én ech )......................................................175
¿La emancipación desvanecida? (Carlos Thiebaut) . . . 1 9 8

Similer Documents